Es indudable que lo que más excita las apetencias literarias del lector es saber que el autor ha sido encarcelado por sobreexcitar la libinosidad de millones de compatriotas. Groucho Marx.

lunes, 31 de enero de 2011

De ti, me pone hasta tu forma de reír.


Todos los tópicos de este mundo los rompe él con su nombre. Nunca ha conseguido deslumbrar a nadie por su inteligencia ni tampoco ha sido objetivo de admiración alguna pero a mí me ha enseñado más que cualquier otra persona. Digamos que él apareció una noche de la nada y entre unos tragos de cerveza y conversación de barra de bar me enseñó a quererle sin juzgar ninguna de sus acciones, que su corazón está lleno de rasguños porque es tan grande que no le cabe en el pecho. ¿Quién se iba a imaginar que esa noche todas mis tiritas iban a ser para él? Vamos a joder al amor antes de que el amor nos joda y no podamos seguir jodiéndonos de esa forma tan nuestra.

3 comentarios:

ψ dijo...

Querer sin juzgar...? Yo lo considero demasiado utópico. Cómo sabes sinó que le quieres? ( ya que querer se basa en un sentimiento positivo que para bien o para mal, se analiza, aunque se trate del amor más doloroso)


P.D: Por fin...!

ψ dijo...

Ah, por cierto: Muy chula la foto de trainspotting, esa escena me gusta bastante.

Chelsea dijo...

A mí sin embargo me parece que sí que se puede querer sin juzgar.

La última frase me gustó mucho, un beso grande! :)