Es indudable que lo que más excita las apetencias literarias del lector es saber que el autor ha sido encarcelado por sobreexcitar la libinosidad de millones de compatriotas. Groucho Marx.

sábado, 5 de marzo de 2011

Con los dedos de los pies.

Lo mejor de la vida lo podemos contar con los dedos de los pies, porque son así, pequeñas cosas insignificantes a las que nunca prestamos atención pero no podríamos soportar perderlas y miramos raro a los que tienen de más. Son esas cosas como reírse a carcajadas sin importar el ruido que hagas, unos brazos que se abren para recibirte, filosofar con un mendigo de madrugada, apretar la mano de alguien en quien confías, las miradas secretas con mensajes subliminales, comerse un cuenco de fresas con nata, encontrar una sonrisa que paralice al mundo para cambiar el significado de las cosas, volver a ver a alguien querido después de un tiempo, crear una obra de arte, que me beses en el momento y en el sitio más inesperado. Esos son los diez dedos de mis pies aunque también puede ser como esa canción que se te encadena hasta en el alma y te hace prisionera de las cuerdas de su guitarra.

3 comentarios:

Chelsea dijo...

Que pies más bonitos. :) me gustaría dejarte mis zapatos, tienen un tacón que es invisible, tan alto que puedes tocar el cielo con la punta de los dedos, y unos cordones que nunca se desatan, para que además no te tropieces.

Un beso!

Pequeña sonrisa de Amélie dijo...

Es genial esta entrada! voy a pensar en mis 10 dedos de mis pies, aunque seguramente alguna coincida contigo. te sigo, que me ha gustado tu blog, besotees! y la canción, muy buena!

Maria H. Sanchez dijo...

Hola!! Me gusta tu blog!! Voy a seguir cotilleando, pero antes de despedirme quería invitarte a mi baúl, por si quieres compartir algún sueño con todos los amigos de Coquette. Te espero!
Hasta pronto =)