Es indudable que lo que más excita las apetencias literarias del lector es saber que el autor ha sido encarcelado por sobreexcitar la libinosidad de millones de compatriotas. Groucho Marx.

jueves, 7 de julio de 2011

También llamado "mono".

He roto casi todas las promesas que te hice, ahí va una más. Prometí no volver a esto, a mi prosa guarra y a mi poesía empalagosa, a refugiarme entre letras, a no dar la cara y decir lo que pienso. No puedo, soy débil, no sé poner punto final a las cosas, me empeño en camuflar las despedidas. Todo está claro en mi cabeza: "se acabó, no hay más, c'est fini." ¿Por qué tienes que venir a desmontar todo? En invierno es mucho más fácil, puedo ser dura y fría, volverme distante... Asco de calor que me derrite el corazón y hace que sea incapaz de decirte que no a nada. Me juro 823478956 veces al día que no habrá más veces, que cada uno tiene su vida y a la mañana siguiente despierto enredada en tus sábanas, con mi mal humor de por las mañanas y tus dedos paseando libremente por mi cuerpo. Cómo se mata una historia que nació muerta. Hago recuento y ya van siete meses gimiendo en tu oído y aguantando tus reproches, siete meses y somos completos desconocidos. Te piensas que me conoces bien... chica libre que se pierde por cualquiera que la haga reír, le dé un par de cervezas y algo de rock. No tienes ni puta idea. No soy fuerte ni blanda, ni autosuficiente ni dependiente, no soy nada. Me has exprimido y apenas queda algo de mí, me echo de menos. Sé que mañana te llamaré a pedirte un poco más de mi dosis, pero sólo mientras dure el síndrome de abstinencia.

2 comentarios:

eidertxis dijo...

No dejes nunca de escribir. Es un placer leerte ;)

Nadie dijo...

Me gusta mucho como escribes, seria un placer que te pasaras por mi blog y le echaras un vistazo.
muchas gracias y mucho animo!!!
http://eseblogenelqueescribo.blogspot.com/