Es indudable que lo que más excita las apetencias literarias del lector es saber que el autor ha sido encarcelado por sobreexcitar la libinosidad de millones de compatriotas. Groucho Marx.

viernes, 9 de julio de 2010

Mandarina.

¡Eh! A mí no me vengas con esas. Ya sabes, yo hoy no te quiero si tú no me quieres mañana. Tampoco me pidas un beso de buenos días si el beso de buenas noches no fue el mío. No estoy en plan celosa, ya me conoces. Las cosas se llaman por su nombre y si esto es un juego se me olvidó leer las reglas. Si te soy sincera prefiero que estés con ella, de verdad. Prefiero que sea ella la que tenga que aguantar como me echas de menos o que sea a ella a la que te la tires pensando en mí. Dices que no tengo sentimientos y que por eso soy así de fría, no cariño, soy fría porque sentimientos es precisamente lo que me sobra. Ahora no quiero encontrarme con mi media naranja. Ahora sólo quiero perderme en el olor a mandarina que me hace caer en la tentación.

1 comentario:

shadow dijo...

yo tambien quiero perderme ese olor a mandarina..