Es indudable que lo que más excita las apetencias literarias del lector es saber que el autor ha sido encarcelado por sobreexcitar la libinosidad de millones de compatriotas. Groucho Marx.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Toc Toc, se puede?

-Hola doctor, sí, soy yo otra vez, es que... verá, ese vacío que sentía en mi interior no ha dejado de crecer desde la última vez. No sé lo que me pasa, hay algo en mí que no sé, no va, no funciona. Creo que se me han acabo las pilas. Antes tenía fuerzas para todo y un poco más, ahora hay algo que se ha apoderado de mí. ¿Sabe usted ya qué me pasa?

-Que ya no tienes nada por lo que luchar.

3 comentarios:

Shadow dijo...

Siempre hay algo,por pequeño que sea,que llega cierto día y nos devuelve las ganas de seguir...


Hoy es siempre todavía.

Pura vida dijo...

Se te han acabado las pilas? Si quieres (algun dia) te regalo unas recargables, para que te llenen de energia en los dias que no te apetezca luchar por nada.

Bonito blog, un beset :d
(solo pasaba por aqui)

Ál dijo...

Y una vez más esa enfermedad de síntomas parecidos al sida: Tus defensas caen, una tras otra, siendo corrompidas por un mal mayor que pretendemos comprender y superar, creyendo haberlo conseguido por unos momentos de felicidad que saben a poco cuando éste viejo enemigo asoma de nuevo por la esquina. Hoy en día, puedes retrasar el sida, pero no evitarlo... Es pues, la vida, un estado pasajero que desemboca en un gran oceano en el que se abre de nuevo una veda llena de misterios? resignarnos a vivir? A morir? Sobrevivimos? Buscamos desesperadamente la cura a esta patología?... Qué opresión la de vivir sin saber si tu barco aguantará hasta el día siguiente, intentando prever el tiempo.

''Tan segura está la muerte de ganar que te da toda una vida de ventaja...''