Es indudable que lo que más excita las apetencias literarias del lector es saber que el autor ha sido encarcelado por sobreexcitar la libinosidad de millones de compatriotas. Groucho Marx.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Día de resaca.


Me siento tan intoxicada que no puedo comprender nada. Pienso en todo y nada se me ocurre. Las noches son todas iguales y, en cambio, todas tienen algo diferente. Cada vez que oigo mi nombre no me suena igual porque algo ha cambiado en tu voz y en tu sistema nervioso, en tu forma de escribir y en tu forma de erizarse el pelo. Después de cada calada inspiras y expiras, inspiras y te inspiras. Mueres 7 minutos y vuelves desbordante de ideas entre humo y ceniza. Siento lo acústico de 900 guitarras dentro de mí. Me revuelvo entre las sábanas, te beso, miro mi reflejo en tus ojos y mientras me coloco el flequillo prometo no reprocharte nada. Puede que sea un estúpida y me esté volviendo loca. Arrastro todo lo que veo para poner más empeño en el siguiente beso, porque aunque nunca haya entendido las matemáticas tengo la cabeza cuadriculada, manías que desesperan a cualquiera y una lista perfectamente numerada. Me repito: No te preocupes de ser constante y averigua lo que te falta. Me arrastro a la cocina a por el cuarto litro de agua.

5 comentarios:

Ál dijo...

Futura poeta, actualmente una chica llena de promesas prometedoras... Porque un beso jamás es igual, y porque siempre intentamos arrastrar todo lo que vemos con la intención de conseguir una obra maestra que deleite por igual en todo momento... Intoxicado de cruadrículas y estupideces, me arrastro hasta mi habitación a por el nuevo recipiente de tinta, que no sé si hace mil o novecientos noventa y nueve... Solo espero poder plasmar un sentimiento lo suficientemente fuerte para que dé la sensación de que lo he arrastrado todo hacia mi obsesión con tal de conseguir algo tan perfecto que no querréis dejar de leerlo... Pero supongo que eso se mide en el precio de otros mil o novecientos noventa y nueve botes de tinta más... Sigue estrujándote la cabeza para seguir escribiendo así de bien, con tu cuaderno arriba y abajo, siempre dispuesta a desenfundar tu boli crítico para castigar o enalzar lo que tú creas oportuno... Sólo gasta más tinta...

Un tipo dijo...

Yo... prefiero escribir a lápiz, errar es de humanos y yo.. soy muy humano.

El beso perfecto es el más espontáneo y por ello, menos pensado, Supernova.

Ál dijo...

Juega a ser dios con el bolígrafo y usa typex.

Un tipo dijo...

El typex es mucho más blanco que el folio y queda poco profesional.

Xumiichurry dijo...

Yo soy más de tachones. Así no necesito ni gomas ni typex. Quedará poco limpio y profesional, pero las marcas de typex y los restos de lápiz me parecen aún peor y encima una forma de autoengaño. Un tachón y ahorro de material.