Es indudable que lo que más excita las apetencias literarias del lector es saber que el autor ha sido encarcelado por sobreexcitar la libinosidad de millones de compatriotas. Groucho Marx.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Jugando a no perder.

Ya no es que no arriesgue porque no quiero ganar. Ahora simplemente prefiero no perder. Quien quiere algo lucha y lo consigue, quien no quiere nada se limita a que las luchas no estén demasiado cerca. Resumiendo, he conseguido construir mi corazón con mimbre, se puede doblar antes que partirse. Juré que desde ese momento nadie me volvería a hacer daño, tú no serás el primero. La clave para sobrevivir es evitar las guerras, y más si son con una misma.

2 comentarios:

Ál dijo...

Porqué no encierras tu corazón en un cofre y lo tiras al fondo del mar? Más rapido y más sencillo. Evitar las guerras puede ser menos producente que encararlas ( pero solo a veces)

DonLimpio dijo...

Caput aut Navis¿?

No puedes mantener esa promesa, no puedes. Somos tontos, demasiado tontos... y la vida se echa a suertes, al igual que el amor.