Es indudable que lo que más excita las apetencias literarias del lector es saber que el autor ha sido encarcelado por sobreexcitar la libinosidad de millones de compatriotas. Groucho Marx.

lunes, 14 de junio de 2010

Parece mentira...

Que aún acostumbrada a las tormentas de Madrid,
tiemble cuando pienso en una.
Que aún sabiendo que tal batalla no existió,
recuerde a los valientes que allí lucharon.
Que aún adorando los helados,
sólo quiera uno del suelo.
Que aún conociendo de memoria Amèlie,
me impresione un personaje de la versión japonesa.
Que aún sin poder follarte,
piense en hacerte el amor.
Que aún durmiendo poco,
te sigua guardando mis noches.
Que aún sabiendo que no estarás,
te siga buscando de reojo.
Que aún teniendo dos corazones,
te hayas acercado al más jodido.

Y yo, que sigo sin creerte y sin creerme.

1 comentario:

shadow dijo...

simplemtente genial :)