Es indudable que lo que más excita las apetencias literarias del lector es saber que el autor ha sido encarcelado por sobreexcitar la libinosidad de millones de compatriotas. Groucho Marx.

sábado, 7 de agosto de 2010

Esa joven.

Esa niña mira con envidia a esa joven con los labios rojos, tacones de charol y vestidito de domingo. Esa joven parece posar para una revista de moda y no se ha dado cuenta de que no hay ninguna cámara para inmortalizar el momento. El barrendero la mira con lascivia mientras una vieja, al verla, piensa para adentro que hace 50 años ella la habría dado mil vueltas y siendo digna de la mirada de Dios. Una pareja de enamorados pasa junto a la joven y ni siquiera se dan cuenta de que ella existe., ella en cambio se baja de sus tacones, emborrona su boca con el carmín, enciende un cigarro y se sienta en la acera con sus zapatos en la mano. Ella no quiere la envidia de una niña, ni la mirada de un barrendero, ni la nostalgia de una vieja, tampoco quiere ser portada. Quiere a alguien que la coja de la mano, la aparte el pelo de la cara y endulce sus días. Alguien, que como aquella pareja, la haga olvidar el mundo que la rodea.

1 comentario:

Surth dijo...

Será que no es el día pero... llega, sin duda. Y bastante